Republica de la Unión de Myanmar: Un destino económico y digno de conocer.

La ex Birmania es un país del sudeste asiático, un verdadero paraíso para mochileros y turistas gustosos de lugares exóticos, por ahora  a bajo precio, pero que está tendiendo lentamente a transformarse en un destino turístico de lujo.

Aunque pueda parecer exagerado, una de las pocas contras que tiene como destino turístico es que todavía, a la fecha, no se han implementado cajeros automáticos y lectores de tarjetas, y casi la totalidad de los comercios operan en efectivo. Desde el 30 de marzo de 2011 cuenta con un sistema democrático de gobierno.

Mientras lucha por desligarse de la dictadura pasada, tiene un presente difícil, pero su cultura es una de las más encantadoras y auténticas de la región del sudeste asiático. Conocida como “la tierra dorada”, en este país el budismo se encuentra muy arraigado, cuenta con muchísimos templos y antiquísimos monumentos, con miles de años de historia. Los pocos vestigios occidentales que se encuentran en su cultura, se deben a la influencia colonial británica, sobre todo en su arquitectura.

Visualmente, es hermoso. Montañas nevadas y bosques vírgenes, aldeas agrícolas simples, y el ruido y la confusión de la capital. Continúa teniendo una infraestructura muy limitada, acceso restringido a la ayuda y elevados índices de pobreza.

Los cultivos de regadío intenso se practican en todo el territorio, y en el norte, se cultiva fruta, verduras y cítricos. La cadena montañosa del Himalaya se hace presente en el país, y su pico más elevado alcanza los 5.889 metros de altura. La línea costera, bañada por el Mar de Andamán, formando parte del Golfo de Bengala, cuenta con playas hermosas y vírgenes. Las islas Mergui, son lugares ideales para el submarinismo.

Su estación más cálida va de marzo a mediados de mayo, con temperaturas medias de 38ºC. La época del monzón va de mediados de mayo a fines de septiembre, y luego el invierno, con temperaturas medias de 18ºC, con mucho frío por las noches.

Su etnicidad es muy variada, existen varias tribus indígenas, chinos, indios y pocos europeos. Los grupos étnicos minoritarios viven en las zonas más elevadas, en tanto el birmano autóctono tiende a concentrarse en las tierras bajas.

Debido a las sanciones norteamericanas, las tarjetas de crédito y los cheques de viajeros no se aceptan, es decir, hay que viajar con efectivo. La moneda del país se llama kyat, y el cambio es de 6 por cada dólar oficial, pero el paralelo es muchísimo mayor, cuando se cambian más de 1000 dólares o euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *